Por: Marycielo Valdez

lachikimvs

“Hace unos días regresé al campo, al campo de Huancayo. El viento frío, el sol caliente, los 3500 metros de altura sobre el nivel del mar, el hambre y el dolor estomacal me hicieron reflexionar sobre la caca. (…)”

Ver trabajo completo en: Entre la caca la rumia y el cambio climático

Anuncios